miércoles, 20 de enero de 2016

Dos arcos nuevos de Robinia Pseudoacacia

El año pasado dos personas interesadas en participar en los campeonatos de armas prehistóricas me pidieron que les hiciese 2 arcos.

Rara vez hago arcos para otras personas, la razón es que los arcos de madera no son como los modernos y hay que tener ciertos conocimientos y saber lo que se tiene entre manos. Cuando le he hecho un arco a alguien siempre me he asegurado de saber si realmente lo va a saber utilizar y antes de llevárselo lo ha probado conmigo delante, pueden parecer manías pero la seguridad es lo primero.

Ambos arcos tenían que ser muy suaves (entre 35 y 40 libras a 28 pulgadas) y también querían que fuesen cortos y ligeros.

Los dos los hice de robinia pseudoacacia, que no es una madera que me guste tanto como el tejo o el osage, pero para unos arcos tan ligeros esta madera es perfecta. Afortunadamente un amigo me dio unas maderas que me vinieron muy bien.

Arco 1

Me pidieron que midiese 60 pulgadas, era para un chico joven que está entusiasmado con el tiro prehistórico, estuvo en el último campeonato que organizamos y aunque le ofrecieron un arco moderno él quería uno prehistórico. A alguien con esa afición es nuestra misión apoyarle.

Tallando con el hacha, mi herramienta preferida
La madera aunque sea de la misma especie no tiene porqué ser igual, en este caso quité toda la albura y dejé el duramen que tenía, se notaba que era joven el árbol y tras la albura tenía un anillo oscuro que le dio un toque diferente al arco.

Probando el arco

Una vez con la fuerza adecuada algo más de 35 libras y equilibrado lo estuve probando, me sorprendió la rapidez, últimamente estoy acostumbrado a arcos largos de más de 60 libras y con flechas pesadas.

Empuñadura de cuero, en el dorso se ve la mancha del anillo oscuro.
Le puse una empuñadura de cuero, personalmente me gustan sin empuñadura pero a mucha gente le resulta más cómodo y le sirve de referencia para sujetar el arco correctamente.
El vientre del arco

Le hice una cuerda de dacron, que aunque no soy muy amigo del poliéster para alguien que le va a dar un uso continuado y todavía no sabe hacer cuerdas siempre es más duradero.

Arco 2


El segundo arco fue para la mujer de un tirador, que ha optado por animarse a tirar con su compañero antes que quedarse mirando, esto engancha.

En este caso ocurre lo mismo, necesitaba un arco suave, sé que al que tira con arcos de fibra 35 libras le puede parecer suficiente pero en arcos rectos y de madera yo siempre recomiendo más potencia.


Dos nudos, cada uno en su sitio.
Con este arco me salió en la madera una doble albura en un nudo, esto puede parecer un problema pero como digo en los cursos "lo que parece un problema solo es madera".

En el nudo inferior se pude ver la doble albura
 Una vez terminado llamamos a nuestra amiga para que lo probase y para darle unas nociones de cómo debe cuidar su arco.
Probando su primer arco

 Carcaj


Un arco no es nada sin sus flechas y nada mejor para llevar las flechas que un carcaj , así que a ambos les hice flechas y mi compañera Eva les hizo unos carcaj para llevarlas.

Carcaj de serraje
 Esperamos que con este trabajo tengamos dos nuevos participantes en los campeonatos europeos de armas prehistóricas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario