viernes, 24 de julio de 2015

Nuestros cuchillos de acero al detalle

David Castillo en una recreación con fragua de fuelle

 

Qué tienen de especial nuestros cuchillos

Nuestros cuchillos son piezas de artesanía creados como objetos de colección, para ser utilizados en recreaciones históricas que requieran cierto rigor y para usarlos en actividades en la naturaleza.

Las diferencias con los cuchillos de fabricación en masa son obvias, pero tienen ciertas diferencias con algunos cuchillos artesanales actuales que nos gustan recalcar.

Los diseños que hacemos están basados en el registro arqueológico y no seguimos modas o diseños pensados en las tendencias actuales.

Los materiales

Al igual que en arqueología experimental creemos que se tienen que usar materiales y herramientas de la época, en nuestros cuchillos somos muy escrupulosos con la materia prima.

No utilizamos pegamentos modernos, ni materiales actuales.

El acero, pese a que actualmente la mayoría de los cuchilleros fabrican hojas con aleaciones del siglo XX o aceros altos en carbono, nosotros nos fijamos en los aceros de restos arqueológicos que dan un porcentaje entre el 0,2 al 0,7 % de carbono y usamos aceros con un contenido entorno al 0,5%.

Por supuesto que los aceros actuales son de mejor calidad, pero esto no quiere decir que en el pasado los cuchillos no cortasen. Los cuchillos líticos, los de bronce, los de hierro, etc. sirvieron en su época y cumplían con su función que es cortar. De la misma forma que un acero moderno mal templado no sirve, un acero como los usados en la antigüedad, con el correcto tratamiento térmico y bien afilado, es funcional.

Al principio nos sentíamos un poco solos cuando hablábamos con aficionados a la cuchillería aquí en España que les extrañaba que usásemos carbón vegetal o aceros al carbono, algún viaje a Francia y alguna búsqueda por la red bastaron para descubrir que no estábamos solos en la cultura del low-Tech.

Un ejemplo que nos gusta usar, sin pretender compararnos es Dave Began de Canadá y os recomendamos visitar su web islandblacksmith.ca y conocer su trabajo. Su forma de trabajar con técnicas tradicionales es admirable.

Los cuernos y las astas de ciervo no proceden del mercado ilegal y siempre buscamos un origen lo más ético posible. Utilizamos también maderas para toda persona que prefiera no usar productos de origen animal.
El cuero usado en nuestras fundas está curtido vegetalmente.

El proceso

Siempre intento reproducir las condiciones de trabajo de la antigüedad en los materiales y herramientas.

Carbón vegetal cortado con el hacha al tamaño adecuado.


El carbón, por supuesto vegetal, siempre se usó y funciona, incluso a principios del siglo XX muchos cuchilleros seguían prefiriendo el vegetal. Prestigiosos fabricantes de katanas japoneses siguen usando el vegetal e incluso prefieren carbón de maderas blandas como el pino a maderas más duras como la carrasca. Saber elegir el carbón y seleccionarlo para ser usado cuesta un tiempo en aprender y comprender pero forma parte de la forja. Dave Began fabrica su propio carbón con madera de pino y en su web explica el proceso.

Herreros me han enseñado que cuando se trabaja con aceros al carbono se evita la descarburización e incluso puede aportar carbono, el calentamiento es más lento y progresivo, no huele mal ni es tóxico, etc. Hemos probado diferentes tipos y de diferentes procedencias hasta acertar con el que más nos gusta. También hemos probado carbones minerales, solo en el forjado, y la única ventaja que encontramos es el precio pero pagar algo más por el carbón vegetal para nuestros cuchillos nos merece la pena.

Otra pega que tiene el carbón vegetal es que se consume rápidamente y saltan chispas, todo es cuestión de echar agua como se ha hecho siempre, yo uso una "brocha", la misma que uso para mojar el yunque.
Cuchillo con cuerno de buey escocés y funda de cuero.

 Desbaste o forjado

Muchos cuchilleros trabajan por desbaste, pero cuando se trabaja con herramientas manuales el desbaste es la última opción y el proceso de forja se debe llevar casi hasta la conformación final del cuchillo. Por esto me gusta decir que mis cuchillos están forjados de delante hasta atrás. De la punta al rabo. No uso herramientas eléctricas para el desbaste de la espiga o el mango y me gusta dejar el acabado en "Brut de forge" para que se vea el trabajo en todo el cuchillo. Nosotros llamamos "Brut de forge" al acabado en el que se ven los golpes del martillo de forma natural, en el mercado hay cuchillos denominados así pero no están realizados en forja o se han martilleado para dar un acabado "especial".

Hoja con nuestra marca "si no pone VP no lo hemos hecho nosotros"

El templado y la magia

Uso técnicas antiguas para el cementado y carbonatado del acero. Algunas técnicas pueden parecer brujería pero funcionan. En Francia un herrero me enseñó una espada La Tene cementada con material animal y realizada en acero 1045, al verla comprendí que estaba en el buen camino y que si en el pasado se hizo ahora se puede hacer.

Uso agua para el templado, requiere mucha precisión y se corre el riesgo de un enfriamiento demasiado violento que rompa la hoja. He estado tentado en usar aceite pero si los maestros japoneses usan agua para sus espadas, ¿por qué no aprender a templar con agua?

Detalle de una empuñadura forjada y torsionada.

Las máquinas eléctricas

Reconozco que en un principio probé con máquinas eléctricas, pero me sentía mal con nuestra propia filosofía y dí un paso atrás para usar solo herramientas manuales. Limas para desbastar y piedras para los afilados y acabados. Comprobé que el usar una lima podía ser casi tan rápido como una piedra eléctrica y que se controlaba mejor. El problema no son las herramientas del pasado es aprender a usarlas.

He probado y sigo probando diferentes piedras naturales, las piedras forman parte de nuestro pasado y aprender a usarlas nos conecta con los ancestros. Desde niño he tenido cuchillos y me enseñaron a afilar con piedra, mi abuela me dejaba afilar los cuchillos de mi abuelo, aunque he de reconocer que seguramente no sería un buen afilado pero me divertía.

Tengo máquinas eléctricas pero cada vez me gustan menos, hacen ruido, son peligrosas, se conectan a una red de la que depender, los repuestos te atan al fabricante, etc. por el precio de una herramienta eléctrica tienes para comprar unas buenas piedras.

Pequeño cuchillo con asta de ciervo

El acabado

En el final del proceso también utilizo herramientas manuales de corte y desbaste, las astas de ciervo o los cuernos se trabajan mejor sin usar herramientas rotatorias que crean mucho polvo y puede ser perjudicial para la salud.

Al hacer las cosas a mano todo tiene un acabado distinto y similar al que pudieron tener en su época.

Las fundas de cuero se cosen con agujas y se moldean con procesos tradicionales, no usamos pegamentos ni máquinas para coser. Nuestras fundas no llevan remaches ni corchetes modernos, los botones se realizan en materiales naturales (madera, hueso, asta, cuerno, etc.) Los cueros son de curtido vegetal.

Usamos ceras y aceites para el acabado final, los barnices tampoco nos atraen, son algo moderno que dan un acabado artificial que no nos gusta.

Detalle de empuñadura

Sensaciones del pasado en la mano

Nuestros cuchillos transmiten esas sensaciones que dan los materiales naturales, nos ponen en contacto con la naturaleza y nos transportan en la historia. Son cuchillos sólidos con hojas recias que aguantan el esfuerzo y se afilan con facilidad con una buena piedra.

No hay dos iguales, los cuchillos al ser trabajados con nuestros métodos son diferentes, nunca se puede golpear exactamente igual una hoja, los cuernos de las cachas nunca son iguales, el cuero de la funda al estar cosido sin máquinas las puntadas no son exactamente iguales, en definitiva son piezas únicas y no son una producción masiva.



Cuchillo afalcatado íbero con su funda hecha a mano

El óxido y otras preocupaciones.

Como es lógico el acero se oxida y hay que cuidarlo, esto ha pasado durante miles de años y solo en los últimos siglos se han usado cuchillos que no se oxidan. De nuestras manos salen con una capa de protección natural que con el tiempo y el uso se va, pero basta con cuidarlos y darles algún aceite para que se conserven.

Una pregunta que nos suelen hacer es si se afilan bien, este tipo de cuchillos se afilan mejor que los modernos, pero también pierden el filo con mayor facilidad. Por lo que recomendamos un uso adecuado y hacerse con una piedra de afilar para aprender a afilar. Durante miles de años el ser humano ha sabido afilar sus herramientas y es todo un arte que se debería recuperar.

Si no pone VP no lo hemos hecho nosotros

Nuestras hojas llevan nuestro sello igual que nuestros productos de cuero, esto es garantía de que lo hemos hecho nosotros y con nuestros métodos. Sabemos que nuestros cuchillos se pueden imitar, pero otra cosa es poner el esfuerzo que ponemos en investigar, diseñarlos y hacerlos.

Así que si quieres un cuchillo realizado con técnicas del pasado, en un pueblo Aragonés situado en tierras de íberos  por alguien que ama la Historia y el trabajo no dudes en pedirnos uno en nuestra tienda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario