jueves, 21 de noviembre de 2013

Partiendo leña

 Llega el invierno y es la hora de encender la estufa. Dicen que la madera calienta dos veces, cuando la cortas y cuando la quemas. Realmente son tres veces, cuando la cortas en el monte, cuando la tienes que partir en casa y cuando la quemas.

Este año contamos con una nueva hacha en la familia, ha sido un regalo de alguien que me quiere y me conoce, una hacha Gransfors Bruks splitting.

Como sabemos que muchos de nuestros lectores son aficionados a la vida en el monte y a las hachas, aquí va una de Gransfors.




Siempre he usado viejas hachas de tala para partir los troncos, pero no son muy efectivas si de verdad tienes que partir una buena cantidad. También tengo un par de motosierras, el problema con la motosierra es que pierdes mucha madera en virutas, el ruido, el gasto de combustible, el peligro, etc.


Esta hacha no tiene mucho peso, con apenas 1,7 kilos se maneja muy bien y es capaz de partir troncos bastante gruesos, incluso con la madera de olivo funciona muy bien.

El filo es increíble, penetra con una suavidad sorprendente en la madera de olivo que antes era una tortura. Sin apenas fuerza separa las retorcidas fibras del olivo. Su forma en cuña parte sin problemas el tronco en dos, antes tenía que dar muchos golpes, levantar el hacha con el tronco clavado y volver a golpear y si no lo conseguía tenía que sufrir para sacar mi hacha.

El mango mide 70 cm, muy cómodo y como todos los mangos de Gransfors con un tacto agradable.

No hay que confundir estas hachas con los mazos que llevan hoja y que sirven para golpear las cuñas, esta hacha no se debe usar para golpear. Hay gente que prefiere usar cuñas y mazos, yo soy de la vieja escuela, de los que hemos visto a nuestros padres usando una hacha de tala.


 
De Gransfors ya expliqué bastante en otro artículo,  son hachas de mucha calidad comparables a las Wetterling o Svante Djarv. También dentro de los aficionados al Bushcrafts a veces se mitifican demasiado, recuperando una vieja hacha de anticuario puedes tener un hacha que te dure toda la vida. En mi familia siempre se han usado hachas muy "normales" y siempre se ha podido cortar leña.




No hay comentarios:

Publicar un comentario