sábado, 19 de mayo de 2012

Piezas para el museo de Ariño

El Centro de Arte Rupestre de Ariño (Teruel) ha sido reformado y la empresa (Kultura Ideas y Estrategias para el Patrimonio) que se ha ocupado de musealizarlo se puso en contacto con nosotros a principios de año para encargarnos una serie de piezas.

Al ser un centro dedicado al arte rupestre nos pidieron un juego de pinceles que fuesen de diferentes tipologías, uno de ellos tenía que ser de fibras vegetales. Aunque no creo que se usasen este tipo de pinceles en el arte levantino, me supuso un gran reto. La vegetación este año está muy seca y tuve que buscar por barrancos y arroyos la planta adecuada, mojando y golpeando con madera conseguí hacer unos cuantos pinceles que estuve probando.

Les entregué un par de pelo animal, uno de tejón y otro de cabra. El pelo de tejón es buenísimo para hacer pinceles y el año pasado tuve la suerte de encontrarme uno muerto.  Los pinceles aunque parezcan toscos con ellos se pueden realizar trazados muy finos, en mi estudio tengo pinceles de filetear que poco tienen que envidiar a estos.
Pincel vegetal, pincel de pelo de tejón y pincel de pelo de cabra.


Otra de las peticiones que me hicieron fue un arco con sus flechas, el problema es que la vitrina estaba hecha y el arco tenía que ser de unos 120 centímetros. Al final hice un arco de tejo de 125 cm que entraba perfectamente, es un arco con unas 45 libras en una apertura de 26 pulgadas, muy rápido y corto.
Tensando el arco de tejo
Detalle de la empuñadura

El Museo necesitaba tenerlo montado con la cuerda y eso me daba mucha pena, un arco montado acaba perdiendo potencia. Les hice otro de avellano e intenté convencerlos de que pusieran los dos, uno montado y el de tejo sin montar, pero el de tejo les encantó.

He de aclarar que no vendemos arcos porque pensamos que es mucha responsabilidad, pero en este caso al ser para exposición no nos importó.

Me pidieron unas flechas con puntas de sílex de la zona y que las plumas también fueran de la misma zona, tengo un buen montón de plumas de buitre y sílex no me falta. Utilicé tendón animal y tripas, así como una mezcla de resina, carbón y cera.
Plumas de buitre

Puntas de sílex

Afortunadamente no se empeñaron en que todo pareciese antiguo, que es una costumbre en algunos museos que por suerte se está perdiendo. Los de la empresa Kultura, una gente muy maja que me dieron mucha libertad y escucharon mis consejos, además fueron muy rápidos en el pago.

No hay comentarios:

Publicar un comentario